sábado, 2 de octubre de 2010

“68 motivos para no olvidar.”

 
En México, hace 42 años pasaron muchos acontecimientos, mismos que hoy, sólo quedan etiquetados como historia, historia que parece no trascender en nuestra vida, pero esa historia no fue producto de una casualidad, fue fruto de anhelos y de necesidades que en su momento fueron una razón para vivir y no callar, hablo del movimiento estudiantil de 1968 el cual tuvo como fin defender la autonomía de los Universitarios  y mantener la posición antagonista ante una represión.
“Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica” dijo el Doctor Salvador Allende en un discurso para la universidad de Guadalajara, mucho se criticó tal frase en esos años pero hoy en día pareciera que cada acto, cada discurso inclusive cada palabra nos es indiferente, ser pasivo y aceptar las cosas que nos perjudican no hace que tengamos menos problemas, al contrario nos hace jóvenes viejos, nos hace ser grises y perder aquella parte que anhela mejorar.
El movimiento estudiantil que se llevó a cabo el  2 de Octubre de 1968 es muestra clara de que en un pasado hubo gente preocupada por mejorar, por no callar y por anhelar un bien colectivo, defender la autonomía no es una tarea fácil, inclusive el defender algo cuesta demasiado, yo como universitaria se del movimiento por maestros que hablaban de sucesos históricos en México, abordaban el tema como un modulo pequeño, insignificante y tedioso, lo hacían solo como una tarea más para cumplir un curso escolar, la historia es diferente cuando se nos cuenta, cuando la leemos y cuando la vivimos, y puedo asegurar que yo y la historia interactuamos de estas tres formas, las primeras dos son más que evidentes pero ¿Cómo vivo yo el movimiento del 68?, van más de 40 años que sucedió  y una mujer joven de 18 años que no lo vio, que no lo sintió, lo vive de una manera pasiva como el contexto de la juventud actual, se vive aun por que veo pocos jóvenes que anhelan una mejoría, que aun defienden sus ideas, que no compran y se quedan con las teorías y corrientes filosóficas de hace años, quieren innovar pero no por medio de armas si no por medio de sus ideas, de la palabra, de sus manos escribiendo, veo también jóvenes que no saben que sucedió ese Miércoles 2 de Octubre, que no les importa o que inclusive no lo consideran importante, hay historia que a pesar de haber sucedido más de 100 años aun se sigue recordando, ¿Por qué un movimiento que comenzó con ideas universitarias a las cuales se  sumaron los sentires de obreros, amas de casa, de gente como tu o como yo es un capitulo que se toma como irrelevante en su mayoría?
Nos quedamos cruzados de brazos a pesar de que las condiciones actuales de nuestro país ameriten alzar la voz, bien me lo dijo un profesor “Las criticas más duras deberían salir de la Universidad, de jóvenes Universitarios y no de periódicos amarillistas”, Como ya mencione anteriormente yo no propongo una revolución con armas, con sangre, propongo una revolución ideológica que cambie el sentir de los jóvenes y de los maestros, somos compañeros unos con más experiencia, otros con más ambición pero estoy segura de que queremos lo mismo, bienestar, queremos conservar la parte humana, la parte critica, la parte que nos hace decir que esta bien y que esta mal , no la pasividad, no la arrogancia, ni mucho menos la indiferencia.
Recordar el movimiento del 68 no es solo cuestión histórica es cuestión de agradecimiento, por que gracias al levantamiento de voz hoy podemos hablar, lamentablemente la voz aun se escucha como susurros por que aun tenemos miedo, por que aun nosotros mismo nos ponemos grilletes que pretendemos no ver pero ahí están, impidiéndonos caminar más aya de donde alguien ya una vez llegó.
Pero también veo una reacción errónea por parte de gente que se engaña creyendo compartir el sentir de tal movimiento, salen a las calles gritando groserías, agrediendo gente, y aseguro que muchos de ellos no saben ni siquiera en que consistía el pliego petitorio o el manifiesto que los estudiantes defendían donde entre otras cosas se pedía JUSTICIA como Indemnización a los familiares de todos los muertos y heridos desde el inicio del conflicto, Deslindamiento de responsabilidades de los funcionarios culpables de los hechos sangrientos,  puedo también apostar que hay gente en aquellas marchas que no saben quienes fueron Luis González de Alba, Gilberto Guevara Niebla, Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, Sócrates Campos Lemus, así como los profesores Fausto Trejo, Heberto Castillo, Elí de Gortari y José Revueltas, no estoy en contra de las marchas conmemorativas, pero si de marchas hechas por gente ignorante, el sentir y el compartir la misma ideología no forzosamente debe acabar en violencia, inclusive en el mismo movimiento se llevó a cabo una marcha silenciosa, por que a veces el silencio dice más que todas las palabras que alguien algún día pudiera manifestar, es por eso que propongo hacer conciencia sobre este tipo de actos que más que enaltecer o recordar como debiere al movimiento, le da la razón a gente ignorante que dice que este movimiento se basaba en libertinaje.
Es triste ver que muchas de las instituciones no fomentan actividades conmemorativas por tener la errónea idea de que con esto alentaran a los jóvenes a cometer actos de rebeldía y como no desvirtuarse si en si la forma de hablar del movimiento es desde una perspectiva equivocada, el fomentar actividades conmemorativas no incita, al contrario, hace que los estudiantes recuerden que al tener el carácter universitario pueden ser críticos, pueden aportar e innovar y que si algo se recuerda del movimiento del 68 fue la labor de conservar el espíritu autónomo el cual parece que hoy en día se ha desvanecido, que errónea concepción tenemos sobre los acontecimientos, ya sea por que se nos mintió con los motivos o simplemente la perspectiva no fue neutral para podernos crear un juicio. Propongo el apoyo y la difusión a mas actividades con fines conmemorativos a esta fecha, pidiendo que sea prudente y realista el fin por el cual serían ejecutadas estas, no desvirtuar su más puro sentido.
Muchos motivos habría para olvidar lo sucedido en el movimiento del 2 de Octubre pero ninguno tiene las bases suficientes para ser llevados a cabo, inclusive en nuestra Universidad hay maestros que aun recuerdan lo sucedido, o que también pudieron verlo con sus propios ojos, muchos de ellos lo vivieron de una manera menos indirecta pero aún así eliminarlo sería como ser hipócritas con uno mismo y con la sociedad también.
Los fines políticos tras el movimiento fueron muchos, se hablaba de rebeldía, de no tener motivos para ejecutarlo, carencia de intelecto, delincuentes como lideres vándalos como seguidores pero es más que cierto que esto es erróneo, ¿cuantas veces no hemos visto que gobiernos ocultan las verdaderas intenciones de los fines de algún movimiento? ¿Cuántas veces no hemos sido testigos de una historia corrompida?. Pero ahora tenemos la capacidad de decir sí o decir no, quedarnos callados no es un opción , así como hablar tampoco lo es, hablar es una obligación que tenemos para con nosotros, y si este movimiento nunca tuvo trascendencia como algunos dicen entonces ¿Por qué sentimos que vale la pena defender nuestras ideas? ¿Por qué creemos que el ser indiferentes nos destruye? ¿Por qué creemos que el actuar como si no pasara nada solo nos hace inhumanos? ¿Por qué creen ellos que no tiene relevancia ni enseñanza este movimiento, si somos nosotros los que ahora creemos en lo mismo que alguna vez ellos creyeron solo que ahora, en diferente tiempo y en diferente contexto?
¿Olvidar?, olvidar un 2 de octubre que fue el clímax de una serie de sueños y anhelos no de políticos, no de partidos, no de poder , ese 2 de octubre fue el clímax de sueños  de jóvenes universitarios y revolucionaros que igual que tu y yo querían una mejoría en su entorno, no anhelaban cargos, no anhelaban dinero, ni tierras solo libertad y respeto a su autonomía, ¿Qué de bueno hay en olvidar esto? Mi respuesta sería nada, no olvidemos que los sueños hacen que nos movamos, que habrá siempre gente que se opondrá, gente que dirá que no tiene caso y gente que nos apoyará, no seamos fríos ante la situación actual y empecemos a ver que hace falta un cambio en nosotros y entre nosotros por qué  2 de Octubre no se Olvida.


1 comentario:

Mosca dijo...

Me dejo muy satisfecho lo que lei.











Creo que sabe que soy algo antipatico ante esos eventos, pero apoyo a todo lo que busque una mejor vida. Y más si en ese trayecto, deja familias con un dolor permanente.











Saludos esposita.












Mosca

El Chisme de Lavadero se pone bueno con: